Adiós a todo


Adiós a todo

Ya no tengo dirección, rumbo,
como lo quieras llamar,
ya no tengo brújula
ni estrella guía,
se me fue la pinza bipolar,
amigo,
no hay arreglo en esta avería.

Soy un faro siniestro
que atrae la barca de Caronte
hacia los acantilados de mi ser.

Adiós, rosa de los vientos,
he perdido el alma mía,
ya no hay nada que hacer,

pues todo lo que siempre he odiado
es lo que ahora mismo
creo tener.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *