Adiós…


Hemos estado tan cerca
tú y yo,
he sorteado tanta maleza
en tan poco espacio
solamente
para intentarlo
cuando no encontraba
ni rastro de posibilidad
en mí…
Tenía tantas cosas para decirte
a solas…
Pero el tiempo es el peor
de los asesinos en serie.

Me duele tanto
que no haya servido para nada
todo lo que nos hemos querido…
Me duele tanto
abandonar tus flores,
me duele tanto
tener que olvidar tus labios…

Guardaré este abismo sin sentido
que me queda
en el cuartito
donde destiño tétricas sinfonías
a base de tejer mis colores…
Llorar contigo fue un placer
que no borraré jamás,
y coseré ésta herida
sin la última puntada.

Me cuesta tanto…escribir esto…
Pero estuvo bien,
estuvo muy bien.

¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *