No es forzado


No es forzado,
solo velas encendidas consumiéndose
en la mesita de noche cual almas perdidas.

Ni quiero ni no quiero,
te dejas llevar por algo extraño, nada más,
ni lo sabes ni te importa.

Piensas en el alcoholismo
y te das cuenta de que hay por ahí
demasiada gente serena sin rumbo,
qué paradoja.
Únicamente los idiotas
hacen lo que quieren hacer,
sabes que está más que demostrado
que solamente la gente convencional
se pone restricciones, y se las ponen.

Esto no es forzado,
solo velas encendidas consumiéndose
en la mesita de noche cual almas perdidas,
o apagadas, lo mismo da,
que fluya y ya está.

¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *